La imposibilidad de la ficción

Algo parece incomodarnos cuando surgen cuestiones como: ¿La ficción es el fin de toda escritura madura? ¿Para qué crear ficciones, construir historias, apelar a la imaginación como recurso?

Me hundo y me descubro agazapada: una crisis en cuarenta cuarentenas

Un día te levantas y nace la posibilidad de mirarte, reconocerte, dolerte, regodearse en el sueño traicionado: ¿quién soy?, al parecer no fueron suficientes los sueños, al parecer los ideales se fueron convirtiendo en pólvora difusa e irreal. Entonces, ¿quién soy?, ¿este manojo de huellas difusas, este vertedero de miedos, está inefable sensación de escrituras fracasadas?

Mi madre

y a veces, te encontrarás en el espejo y apesardel mechón erisadoves a esa mujer que fue tu madre atrapada en el espejo-Andi Nachón - Ella cumple hoy 84 años y todavía se levanta cada mañana para atender su almacén. El almacén que ella creó y lleva su nombre: Almacén Aida. Ella tiene un negocio …

Para una nueva ética del viaje: parte I

Una nueva ética del viaje podría iniciar planteándose como un acuerdo con nosotros mismos frente a un planeta en franca necesidad de atención y consideración; un acuerdo de moderación, de expansión controlada o de expansión cercana o local. Esta sofisticada inmersión en el entorno viaje debería usar más la conciencia que el impulso, más la prudencia que el valor conquistador, una ética biodegradable donde no dejemos al marcharnos un desastre de dolor, basura, uso, abuso, de las estructuras frágiles del mundo y la naturaleza.

La escritura como hábito: un camino iniciático

La atención extrema es lo que constituye la facultad creadora del hombre Simone Weil Creando el hábito de la escritura La palabra “hábito” viene del latín “ habitus” que a su vez quiere decir “tenido” (participio del verbo tener); el hábito es lo que poseemos como propio, lo que nos pertenece, así como nos perteneces …