Simbologías: jungianas, astrologías y mitologías

Sombras doradas

Lo que no elegimos también nos constituye.  Estamos hechos de nuestras renuncias, elecciones o caminos ignorados, de atajos tomados en momentos de inconsciencia, de vocaciones fallidas, de lugares que hemos anhelados. Sencillamente no podemos elegirlo todo.

La astrología como brújula

Un interés inmenso por entender los astros creció en mi corazón. Quise saber más sobre los movimientos de la luna, el sol y los planetas. Quise entender las influencias de los astros más allá de lo que era visible y así empezó mi encuentro con la Astrología.

Me hundo y me descubro agazapada: una crisis en cuarenta cuarentenas

Un día te levantas y nace la posibilidad de mirarte, reconocerte, dolerte, regodearse en el sueño traicionado: ¿quién soy?, al parecer no fueron suficientes los sueños, al parecer los ideales se fueron convirtiendo en pólvora difusa e irreal. Entonces, ¿quién soy?, ¿este manojo de huellas difusas, este vertedero de miedos, está inefable sensación de escrituras fracasadas?

De la inmanencia a la transcendencia ( en clave astrológica)

La pulsión creativa habita en todos, así como habita el yo y su función distintiva, esa que nos hace ser comunes y únicos a la vez. La inmanencia como estado latente del yo, nos invita a soñar, a querer crear. Este estado latente lo podemos percibir en su máxima expresión  en esa “pausa abierta” o ese “respiro calmo” donde no somos habitados por complejos internos o por mandatos exteriores. La inmanencia como milagro es la puerta hacia el potencial propio, es la luz de deseos y anhelos que nos habitan sin más.

Constelaciones Personales

Sigo amando los libros, el conocimiento, las palabras, sobre todo las que hablan de yoes y abismos y caminos. Todo en mi vida ha sido viaje: tránsito, salida, caída en el vacío de los inicios.