Sombras doradas

Lo que no elegimos también nos constituye.  Estamos hechos de nuestras renuncias, elecciones o caminos ignorados, de atajos tomados en momentos de inconsciencia, de vocaciones fallidas, de lugares que hemos anhelados. Sencillamente no podemos elegirlo todo.