Escrituras autorreflexivas

Me hundo y me descubro agazapada: una crisis en cuarenta cuarentenas

Un día te levantas y nace la posibilidad de mirarte, reconocerte, dolerte, regodearse en el sueño traicionado: ¿quién soy?, al parecer no fueron suficientes los sueños, al parecer los ideales se fueron convirtiendo en pólvora difusa e irreal. Entonces, ¿quién soy?, ¿este manojo de huellas difusas, este vertedero de miedos, está inefable sensación de escrituras fracasadas?

Mi madre

y a veces, te encontrarás en el espejo y apesar del mechón erisado ves a esa mujer que fue tu madre atrapada en el espejo -Andi Nachón – Ella cumple hoy 84 años y todavía se levanta cada mañana para atender su almacén. El almacén que ella creó y lleva su nombre: Almacén Aida. Ella …

Escrituras para acompañar la vida

Evocar en la practica de la escritura, sobre todo, acciones de sentido y de utilidad transcendente. Y finalmente, una compañía instaurada en los días, que me pertenece tanto en los momentos excepcionales: LA CRISIS,  como en los instantes excepcionales: LA VIDA COTIDIANA.

Proyecto “escrituras autorreflexivas”: génesis de un vicio/1999- ?

«Quién pudiera escribir! gritaba (pues tenía el prejuicio literario de que las palabras escritas son palabras compartidas). « Orlando (Virginia Woolf) (Las siguientes preguntas navegaron en dos eventos donde fui invitada por @lugarpoema y @flordeagua para conversar sobre este invento y vicio reiterado llamado ESCRITURAS AUTORREFLEXIVAS) ¿qué es y cómo nace el proyecto de escrituras …

Etnografías personales: experiencia, reflexión y escritura

La experiencia de ser un yo es grandiosa y doliente. El concepto de experiencia es ya en sí mismo una prolongación de estas múltiples identidades en el tiempo históricos de nuestra vida. Sin importar si esta experiencia es rica o pobre, lo cierto es que existimos en un continuo, en un respiro de ser, existimos _ aún si no lo notamos_ en un presente vivo y animoso.

Niña muerta dentro de mí

“Sin niña dentro de mí…” Pierdo el deseo de seguir mi voluntad, de perpetuar mis designios como si fueran leyes. Ahora dejo a la vida que me nazca, que me reproduzca y me invente. Me dejo estar como una recién nacida sin destino, voy dejando que me moldeen los virulentos días de este año fatídico y maravilloso.