Constelaciones Personales

ando y ando

Si he caer

que sea

entre los tréboles

(Sora)

Desde mi temprana adolescencia me vi maravillada por los libros; necesitaba vivir de algo, respirar desde algo, y encontré refugio en la humanidad de las letras. En mi primer viaje al extranjero, aún sin cumplir la mayoría de edad , conocí a Ernesto Sábato en un teatro de la calle corrientes de Buenos Aires, mi autor idolatrado de la época y cuyo libro “sobre héroes y tumbas” era mi compañero permanente de viaje; este encuentro me reafirmó en mi destino de autores e historias. ¡Decidí estudiar literatura! Luego, ¡una maestría en literatura!

Todo lo que he hecho ha sido con pasión ciega y subjetiva; aún caminando a tientas y confundida, me he permitido ser y equivocarme.  

Sigo amando los libros, el conocimiento, las palabras, sobre todo las que hablan de yoes y abismos y caminos. Todo en mi vida ha sido viaje: tránsito, salida, caída en el vacío de los inicios. El Primero de mis viajes fue en busca de la vía del bodhisattva; luego, fue el viaje extraño y extranjero, un destino de idiomas que se escuchan en la tarde nevada. Después me tocó hacer el camino de vuelta, que aún me tiene mirando atrás y adelante, mirando por dentro, solitaria y obtusamente.

Todo este despliegue de recorridos se ha vuelto palabras escritas. Para que la muerte no me deje sin huellas, me hice al vicio de los diarios y ya no creo en nada más: por testarudez e imposibilidad no podré hacer nada más. Entonces esta autorreflexión constante y numinosa se ha ido convirtiendo en enseñanza, en escritura para otros, en verdades compartidas. Los talleres de narrativa autorreflexiva son ese laboratorio que reproduce y anima una práctica de la escritura cotidiana, sin provecho, y libre de ataduras literarias. Una escritura cotidiana que pretende entregar confianza en la propia letra, en la propia página, en la escritura propia.

Entre arrebatos lúcidos y alucinados siempre han estado rondando planetas y los símbolos astrales. Deletreando el mundo en los signos zodiacales fui descubriendo mi habilidad de traductora; la astrología también es un lenguaje, un idioma, una lengua. 

Aún recuerdo cómo enloquecía a los amigos con mis intervenciones empíricas de lunaciones y zodíacos; el llamado de los astros fue muy temprano, pero tuve que hacer toda una carrera en las letras para por fin hallar el camino hacia las verdades del cosmos y sus rutas perfectas en la vida de los seres humanos.

Ahora siento cómo los análisis en mis consultas astrológicas están hechos de escritura y signo: resonancia cósmica que traduce para dar vida al símbolo y acompañar a otros en el camino de la sincronicidad amorosa entre el ser y el universo. 

La consultoría astrológica ha reemplazado mis días en las aulas de clase y los pasillos universitarios. Los post en la redes  y las entradas a mi blog han reemplazado mis papers en Colciencias; mi diario es ahora un refugio compartido con otros, expongo sin pena y sin censura mis escrituras anónimas.

No puede decirse que estoy del otro lado, en un nicho seguro y estable, porque al parecer ¡esto apenas empieza! Un poco tarde quizá para el mundo, pero al punto perfecto para el universo, para la vida que honro en mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s